Blog

Organizar una farmacia

Organizar una farmacia

Todo cliente desea entrar a cualquier tipo de tienda y que esta esté organizada, ordenada y que haya suficiente espacio para que ellos puedan caminar sin problemas. No importa si tienes una pequeña o grande, organizar una farmacia es algo que debes hacer para así dejar una impresión positiva entre los clientes y pacientes que te visiten.

Hay un dicho que dice que no se debe juzgar un libro por su portada, sin embargo, si una farmacia está en completo caos, los clientes no querrán entrar ahí, sentirán desconfianza inmediatamente.

Para que puedas convertirte en la farmacia de confianza de toda la comunidad y la atención médica que las personas quieren, deberás cuidar el espacio y proyectar la mejor impresión al cuidar de la fachada, tener un buen mobiliario, optimizar el espacio del almacenaje, entre otros elementos.

Otra ventaja de organizar una farmacia es que estas también son más eficientes y rentables. El desorden es sinónimo de estrés, lentitud, mala atención y una menor satisfacción. Así que, te mencionaremos algunos consejos para organizar tu farmacia y puedas priorizar y facilitar las tareas que se cumplan allí.

Consejos para organizar una farmacia

  1. Optimiza el espacio.

Optimiza el espacio de tu farmacia reorganizando y eliminando cosas que no necesitas. Si tienes equipos viejos que no utilizas, tienes estantes que están prácticamente vacíos, trata de sacarlos.

La racionalización del espacio te dará tranquilidad y hará que los pacientes se sientan más agradables caminando por tu negocio.

  • Que todo esté colocado de forma óptima.

Si tienes mucho mobiliario y en cada uno tienes pocas cosas, trata de salir de ellos y optar por el mobiliario a medida, con estos también estarás optimizando más espacio y se ajustará perfectamente a lo que necesitas.

Podrás aprovechar espacios pequeños como las esquinas, sitios altos o algunos otros espacios que pensabas que ni siquiera podías llegar a usar.

  • Exhibe los productos.

Que no te de miedo exhibir productos, pero siempre utilizando un orden y no todos juntos a la vez. Puedes usar un orden alfabético, orden por malestar (por ejemplo: gripe, dolor de cabeza, dolor de estómago, dolores musculares, dolores femeninos, etc.).

Puedes usar dispensadores, estanterías con separadores sin nunca olvidar colocar la información o el nombre del grupo de medicamentos que tienes en un área en específico.

  • Identifica áreas problemáticas y aprovéchate de las áreas fuertes.

Recuerda que las áreas problemáticas, los clientes también lo notan. Si tienes suelos embarrados, tienes el baño cerca, estantes con polvos, esto son puntos negativos que notarán los pacientes. Recuerda que la limpieza e higiene va de la mano con las farmacias, un negocio de sanidad y salud que no esté limpio es algo grave.

Ahora bien, aprovéchate de las áreas fuertes, si ya tienes buena mobiliaria con buena luz, entonces aprovecha de hacer que los clientes vayan hasta allí y compren tus productos estrella o algún pack de artículos en oferta. Son estrategias de venta.

  • No te olvides del Back-end.

Evita el caos implementando sistemas de flujo de trabajo intuitivos. Al principio, esto significa tener un proceso estandarizado para reabastecer el inventario y un diseño de tienda que facilite dirigir a los pacientes a los artículos que están buscando.

En el back-end, un sistema de prioridad codificado por colores podría ayudar a aliviar la carga de surtir recetas, dando a los farmacéuticos y técnicos más tiempo para dedicarlo a atender necesidades urgentes.